Todas las hadas del Reino (Gallego García, Laura)

Todas las hadas del reino portada.jpg

Título: Todas las hadas del Reino

Autor: Laura Gallego

Número de páginas: 477

Editorial: Montena

Valoración: ♥ ♥


Sinopsis:

Camelia es un hada madrina que lleva trescientos años ayudando con gran eficacia a jóvenes doncellas y a aspirantes a héroe para que alcancen sus propios finales felices. Su magia y su ingenio nunca le han fallado, pero todo empieza a complicarse cuando le encomiendan a Simón, un mozo de cuadra que necesita su ayuda desesperadamente. Camelia ha solucionado casos más difíciles; pero, por algún motivo, con Simón las cosas comienzan a torcerse de forma inexplicable…

Sinopsis oficial del libro, copiada de la contraportada


Opinión Personal:

A pesar de que Laura Gallego es una de mis autoras favoritas, Todas las Hadas del Reino ha sido uno de sus libros que más me ha decepcionado, y me ha dejado bastante que esperar.

En general los capítulos son cortos, y esto ayuda a que fluya la historia, especialmente teniendo en cuenta que el narrador omnisciente se tiene que centrar en las vidas de bastantes personajes. El libro se podría dividir en dos partes, en la primera, se narra la historia de Camelia y Simón, y en la segunda, se ve cómo lo que ocurrió en la primera ha afectado a Camelia. (Sé que esto último puede no tener mucho sentido, pero no quiero revelar ningún secreto para aquellos que no os hayáis leído los libros todavía).

La novela empieza bien, Laura Gallego nos relata la última anécdota de el hada madrina Camelia, que ayuda a unos enamorados (un príncipe y una campesina) a recibir el permiso de los padres de él para casarse, a pesar de que ella no tiene sangre real. Desde aquí, Laura Gallego aprovecha para contarnos algunos detalles sobre la vida de Camelia, como por ejemplo el hecho de que no sea inusual que la inviten a bodas, que a ella no le gustan especialmente estas celebraciones… y en mi opinión, la más interesante, que excepto Marcela (la campesina), nadie le había preguntado su nombre en los últimos trescientos años.

Día sí, y día también, Camelia se dedica a visitar a todos sus ahijados, entre los que se encuentran: los mellizos de Corleón (unos mellizos herederos al trono que a la edad de seis años, no pueden evitar querer ser mejor el uno que el otro), la princesa Verena (una joven que se esconde de su tío hasta que cumpla los 18 y pueda proclamarse reina), el príncipe Alteo (un muchacho  que está a punto de cumplir los 16, y por entonces debe de haber elegido ya esposa)… y a partir de ahora, también tendrá que ocuparse de Simón, un mozo de cuadra del palacio que está enamorado de la princesa Asteria.

El personaje de Camelia, que al principio parecía una buena hada madrina, va empeorando a lo largo de la historia. Todo empieza cuando se enamora de Simón, y a partir de ahí todo lo que hace es ir a peor, hasta convertirse en la mala del cuento. Por culpa de lo que le sucede con Simón, también abandona al resto de sus ahijados, y deja de ser un hada madrina.

Simón es un personaje que ha tiempos me ha caído bien, pero hay que reconocer que ha habido veces que ha sido demasiado cruel hacia Camelia, y al estar esta enamorada de él, se podría decir que fue culpa de Simón que acabara  como acabara (incomprendida, o en otras palabras: más mala que mala). Simón empieza a caer mal (o por lo menos a mí), cuando el Lobo Ancestral muere y él se convierte en caballero y consigue la mano de Amelia; porque a partir de entonces, se olvida de Camelia y de todo lo que ella ha hecho por él, incluyendo la promesa que le hizo de darle su primogénito.

A pesar de que se le podría considerar a Simón culpable por todo, yo no puedo evitar culpar a Camelia. Especialmente porque dejo de sentir pena hacia ella cuando se lleva a Felicia (la hija de Simón y Amelia); porque hasta ese momento todavía albergaba la ligera esperanza de que pudiera volver a encontrar el camino de luz. Aun así, aunque el personaje en sí no me haya caído bien, me ha parecido fascinante cómo Laura Gallego consigue ir mostrando cómo Camelia va evolucionando como personaje hacia peor a medida que el libro avanza.

Los años pasan con Felicia encerrada en un castillo con Camelia, y como todo humano, Felicia crece. A medida que pasan los años se puede ver cómo Camelia se va obsesionando más con su ahijada, porque es lo único que le queda; es la única persona que no le ha abandonado. Aún así, como dice Orquídea, los niños crecen, y “cuando se hacen mayores, los niños deben partir en busca de aventuras. Es… (…) Es lo que les pide el corazón”. Y esto es lo que le pasó a Felicia, que encontró amor en una de las personas convertidas en piedra de la habitación de las estatuas.

Mientras tanto, el resto de las hadas han decidido esperar a que Camelia salga del catillo, algo que sospechan que ocurrirá dentro de poco, cuando Felicia crezca y salga en busca del amor y aventuras.

Muchas cosas ocurren al final de la historia: Felicia trae a la vida a su príncipe de piedra, huyen del castillo, Camelia muere (ups, spoiler)… Pero por mucho que lo piense, me parece que lo que le pasa a Camelia al final es algo que se merecía; fue culpa suya y de su obsesión, primero con Simón y después con Felicia.

A pesar de que la historia acaba bien (todos los personajes acaban contentos, como en cualquier cuento de hadas), y se le da a Camelia otra oportunidad para vivir su vida (esta vez con Ren), no me ha acabado de gustar el resto de la historia, porque simplemente no me ha caído bien el personaje principal. Aunque, también ha habido lectores a quienes esta novela les ha encantado y es una de sus favoritas.

Disappointed look gif.gif

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s