Detrás de las ventanas encantadas (Funke, Cornelia)

1-portada

 

Título: Detrás de las ventanas encantadas.

Autor: Cornelia Funke.

Número de páginas: 151.

Editorial: Siruela.

Puntuación: ♥♥♥


Sinopsis oficial de la editorial:

La Navidad ha llegado. Julia siente envidia del estupendo calendario de adviento con chocolatinas que han regalado a Oli, su hermano pequeño. Sin embargo en el suyo, que parece un «estúpido calendario de papel», cuando abre una de las ventanas descubre que la casa-calendario tiene algo especial: brilla misteriosamente, algo está pasando dentro, la casa está ocupada y Julia puede visitar a sus peculiares habitantes. Comienza una extraordinaria aventura en el Reino de las casas-calendario donde la imaginación y la glotonería se enfrentarán para imponerse…


Opinión personal:

Al contrario que otros de los libros de Cornelia Funke (como Corazón de Sangre o Reckless), este es uno dirigido a un público infantil, algo que se puede ver claramente a través del lenguaje  y oraciones simples.

La historia transcurre en once días; once días muy entretenidos, que llevan a Julia y (desgraciadamente para ella) a su hermano Oli en unas aventuras de lo más entretenidas. De hecho, ese calendario de papel de Julia te hacer querer uno a ti también (por si acaso tú también consigues visitar a los habitantes del calendario), aunque claro, si la otra opción es chocolate…

Mientras que en muchos libros juveniles el autor se mete en la cabeza de un adolescente para ver el punto de vista de este, Funke no necesita hacer esto para describir el humor de una niña de nueve años: adorable cuando quiere, pero que rápidamente cambia de humor y le entran pataletas.

La historia se lee rápidamente y es muy entretenida; los personajes como la hacen especialmente amena para lectores de todas las edades, aunque probablemente uno más infantil lo disfrute más.

Aunque el hecho de que haya habitantes en el calendario es gracioso y una muy buena idea, da un poco de miedo pensar que en cualquier momento uno de esos habitantes puede mirar por esa ventanita que te has dejado abierta por error y verte haciendo lo que sea que estés haciendo; especialmente si cuando tú miras por la ventana para asegurarte de que no hay nadie, ese alguien puede desaparecer y esperar a que te hayas dado la vuelta para volver a asomarse. Pero, claro, también hay que preguntarse: ¿Qué pasaría si tú abres una ventana y casualmente resulta ser el baño en el que uno de los habitantes de la casa está haciendo sus necesidades? Eso sería un problema serio…

Cornelia Funke no solo se dedicó a escribir el libro, sino que también hizo las ilustraciones que fueron posteriormente coloreadas por Yvonne Ziegenhals-Mohr; dichas ilustraciones ayudan a imaginarse a las acciones y los personajes, que al ser un libro infantil no están siempre descritos en detalle.

ilustraciones.jpg

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s