¡Nos vamos de vacaciones!

Bueno, lectores. Las autoras de Papel, Tinta y Café nos vamos de vacaciones.

Que paséis un verano fantástico lleno de buenas lecturas… nosotras mientras tanto nos llevamos nuestro to-read list a China, Oxford y Boston.

¡Os esperamos a la vuelta!

Anuncios

El Piso Mil (McGee, Katherine)

Después de Divergente, el Corredor del Laberinto, Gossip Girl, Reina Roja… llega una mezcla de todos ellos: El Piso Mil.

9788427210325.jpg

 

 

Título: El Piso Mil

Autor: Katherine McGee

Editorial: Molino

Número de páginas: 400

Valoración: ♥♥

 


Sinopsis oficial de la editorial:

A tres kilómetros del suelo, la chica piensa: «Si no hubiese hablado con él». A dos kilómetros del suelo, piensa: «Si no hubiese sido tan estúpida». A un kilómetro del suelo, piensa: «Si hubiese contado la verdad». Después ya no piensa nada. Sus secretos caen al vacío con ella, pero su historia no acabará con su muerte.

Opinión personal:

Otra cosa no tendrá, pero hay que admitir que la portada es un puntazo.
off-topic-libro-el-piso-mil-katharine-mcgee-2016-novela-juvenil-ciencia-ficcion.jpg
La verdad es que es uno de esos libros que coges solamente por la portada cuando siempre te han dicho eso de: ‘no juzgues un libro por su portada’.
Pues llevaban razón; El Piso Mil me ha decepcionado. Es cierto que no me gustó Gossip Girl, y al parecer El Piso Mil es Gossip Girl futurista.
Tampoco soy muy fan de las novelas románticas, y esperaba que la parte distópica del libro hiciera contrapeso… pero se me ha quedado muy corto.
Eso no quiere decir que haya tardado en leérmelo… Al contrario, lo he devorado en dos días. Porque a pesar de todo, engancha, y mucho. Es lo que los ingleses llaman guilty pleasure; una de esas novelas que te lees por matar el tiempo leyendo cotilleos cuando podrías estar leyendo mil cosas más interesantes.
En cualquier caso, creo que El Piso Mil podría gustar a muchas y a muchos. Por ejemplo, si te gustó Gossip Girl, El Piso Mil te gustará 100%. Si te gusta lo futurista y no te parece que todas las novelas de YA empiezan a ser repetitivas – con el rollo de la sociedad clasista – El Piso Mil también será de tu agrado.
Pero si piensas como yo y crees que las novelas joven-adulto empiezan a sucederse todas iguales, que todos los personajes femeninos últimamente son Tris, y los masculinos son una copia de Cuatro; entonces El Piso Mil no es para ti.
Los personajes no pueden ser más planos. La novela se divide en capítulos, cada uno narrado por un personaje distinto. En otra ocasión eso podría ser un consuelo: si no te gusta un personaje, puedes centrarte más en otro que te guste más. El problema es que son todos iguales. Es imposible identificarse con ninguno.

screen-shot-2017-07-06-at-10-31-30.png

Por una parte tenemos a Avery, la protagonista. Para variar, es perfecta.
Es imposible entenderla – simplemente porque sus sentimientos son contradictorios. Me parece caprichosa, egocéntrica y antipática.
Por ejemplo,
«Estabas muy guapa esta noche, de verdad». Las palabras de Zay resonaron en su cabeza. Solo intentaba halagarla con un piropo, claro; cómo iba a saber él lo mucho que detestaba Avery aquella palabra. Llevaban toda la vida diciéndole lo guapa que era: sus profesores, los chicos, sus padres… A esas alturas, la frase había perdido todo su significado. Atlas, su hermano adoptivo, era el único que sabía que no era buena idea hacerle cumplidos.
Sin comentarios.
giphy (2).gif
El nudo de la historia es que Avery está enamorada de su hermano, Atlas. ‘¡Incesto!’ os oigo gritar. Pues no, resulta que es su hermano adoptivo.
Desafortunadamente, el ship es inexistente: no hay nada de química entre Atlas y Avery, empezando porque a penas están juntos en el libro.
Su historia se centra en la imposibilidad de estar con su hermano Atlas, así que se enrolla con otros chicos para intentar olvidarle.

La historia comienza con un prefacio en el que una chica cae desde el piso mil de una torre en Nueva York. Según va cayendo, se nos van transmitiendo sus pensamientos, pero no sabemos de quién se trata hasta el final de la novela. Esto es, quizás, uno de los mejores puntos de la novela – el misterio de quién se cae del piso mil.

Se nos presenta al grupo de amigos que rodea a Avery Fuller. Son adolescentes ricos – qué digo, millonarios. Todos viven en una torre en Nueva York y cuanto más alto vivan, más dinero tienen. Avery vive en el piso más alto, así que nada en dinero. Todos ellos se dedican ha dar fiestas diarias, ir a colegios carísimos para pasarse la jornada pensando en sus culebrones románticos y a drogarse. Tienen la ropa más cara del mercado, van a los clubs más exclusivos… mientras que en los pisos más bajos, los habitantes de la torre tienen que conformarse con tecnología menos lujosa.

El primero de ellos, evidentemente es Atlas, el hermano de Avery. Es guapo, y quizás es el más agradable de todos ellos. Sorprendentemente, ningún capítulo está narrado por Atlas así que nunca vemos lo que realmente está pensando – lo que le deja como un personaje bastante misterioso. Sólo sabemos que se ha tomado un año sabático al terminar sus estudios… pero ni Avery ni el lector saben por qué.

Por otro lado está Leda, la mejor amiga de Avery. Ya os podéis imaginar, está enamoradísima de Atlas y no sabe qué le ocurre a él. Acaba de salir de rehabilitación por abuso de drogas y vive con envidia porque su mejor amiga es más guapa que ella. Sería fácil sentir pena por Leda si no fuera po el hecho de que contrata a un investigador para que siga a Atlas y diseccione su vida privada. Y luego yo soy la stalker…

El investigador es Watt, el tercer narrados. Tiene un sistema informático insertado en el cerebro que le permite leerle la mente a la gente, y hackear sistemas de información. Acepta el trabajo que le ofrece Leda por dinero, pero termina enamorándose de Avery y metiéndose aún más en los problemas de este grupo de amigos.

Eris es la cuarta narradora, y algo más agradable, aunque sus capítulos se me hacían muy pesados. En su familia, se descubre un gran secreto que la obliga a bajar de piso y a convertirse en una habitante de la clase baja. En los pisos bajos conoce a una chica, que cambiará su forma de ver las cosas.

También de los pisos bajos está Rylin, que se convierte en la sirvienta… y algo más de Cord, uno de los amigos de Avery.

En conclusión, un grupo de adolescentes engreídos, perfectos y con nada mejor que hacer que protestar sobre lo guapos y ricos que son. Patético. Todavía no sé como le he puesto a esta novela un 2/5.

Quizá porque cumple su función de entretener. A pesar del fracaso de la autora mostrando ‘las desgracias de los ricos’, la lectura es fácil y rápida; y como he dicho, engancha. Un libro de playa en toda su esencia. También es cierto que la mayoría de lectores parecen haber disfrutado con esta novela, así que os recomiendo que leáis otras reseñas, o directamente el libro, antes de juzgarlo. Contarme qué os ha parecido en los comentarios, y estaré encantada de discutirlo con vosotros. ¡Especialmente el twist final!

¡Hasta la próxima!